Actualidad

Argentina, volver a empezar

El presidente argentino Alberto Fernández abrió su discurso de toma de posesión con una mención a Raúl Alfonsín en la que reconocía que con él se había iniciado la reconstrucción de la institucionalidad del país. Lo que en muchos países sería mera cortesía política, en la Argentina moderna era la primera vez que ocurría. No es poca cosa. Como tampoco lo es que un presidente se comprometa a garantizar la convivencia de todos los argentinos por encima de ideologías y disensos. No ha sido esta la historia del país. Alfonsín no acabó su mandato, y tampoco lo hizo Fernando de la Rúa. De los 35 presidentes constitucionales que el país ha tenido desde 1854 —los golpes militares designaron otros 13 presidentes— solo 17, contando ya a Macri, pudieron acabarlo. Reconocer que para salir del aturdimiento el país necesita más democracia y mejores instituciones es un fenomenal avance.

Seguir leyendo.

All copyrights for this article are reserved to elpais

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *