Actualidad

La Unión Europea abre un nuevo frente: los móviles deben tener baterías extraíbles

Poquito a poco la Unión Europea va armonizando el mercado y dictando las condiciones que las compañías deben respetar dentro de nuestro espacio comercial. Y buena prueba de ello fue la batalla que se libró hace algunas semanas contra esa disparidad de estándares en los cables de carga que existe alrededor de los dispositivos móviles, ya sean smartphones, tablets, etc.

Y del mismo modo que ese cargador único fue un objetivo hecho realidad por la Comisión Europea, existe otro frente que veremos cómo acaba y que tiene que ver con las baterías de los teléfonos móviles que, con el paso de los años, se han ido blindando y ya apenas queda rastro de algún modelo que nos permita cambiar la pila cuando se degrada según pasa el tiempo.

Sede de la Comisión Europea.

Sede de la Comisión Europea. Pixabay

Lo normal es que los fabricantes sean los dueños de todo el proceso y no dejen apenas margen de maniobra a los usuarios, que para cualquier trabajo de reemplazo, análisis o reparación deben acudir a un servicio de la propia marca. Es más, en casos como Apple, hasta hace muy poco se penalizaba, incluso, a los propietarios que usaban servicios no oficiales para llevar a cabo estas tareas.

La sostenibilidad, razón de esta iniciativa

La premisa de la que parte la Comisión Europea es muy sencilla: si el control de ese componente clave de los smartphones (o cualquier otro de la misma naturaleza) recae en el propio fabricante, siempre tendremos la sospecha de saber si su vida útil se acorta de acuerdo a intereses puramente empresariales o no. Por lo que desde el organismo europeo prefieren que todo el control recaiga sobre los hombros de los propietarios de esos dispositivos.

Según informa el medio FD, la Unión Europea está sopesando legislar para que todos los fabricantes de productos electrónicos faciliten el reemplazo y reparación de las baterías y que sea el propio usuario el que decida cómo y cuándo hacerlo. De esta forma, será su responsabilidad alargar la vida de su terminal según sus necesidades y no las que se dictan desde el fabricante. Es, en opinión de las instituciones comunitarias, una forma de fomentar la sostenibilidad ambiental ya que se incita a alargar la vida de nuestros dispositivos, lo que reduce también la cantidad de desechos electrónicos que emitimos el medio ambiente.

La solución más sencilla a este requerimiento de la Unión Europea es que todos los móviles, por ejemplo, tengan una batería extraíble, pero será complicado que marcas como Apple, Samsung, Huawei, Sony, etc., sean capaces de amoldarse a una legislación que va contra las costumbres que se vienen practicando en el sector durante los últimos años.

All copyrights for this article are reserved to cincodias

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *