Actualidad

Pan para hoy y hambre para mañana

Posted

La jugada de la derecha navarra de facilitar la investidura de Pedro Sánchez a cambio de gobernar la comunidad foral sacrificando al PSN (Partido Socialista de Navarra) está lejos de materializarse. La razón básica es que el PSN no quiere suicidarse repitiendo lo sucedido hace doce años, cuando facilitó el Gobierno navarro a la derecha con su abstención. La consecuencia fue que los socialistas pasaron a la irrelevancia: de 12 parlamentarios en 2007 a siete en 2015. Ahora se repetiría la historia. Pero más grave sería aún que su abandono implicase la polarización política en Navarra entre la derecha navarrista (tan excluyente como los nacionalistas en su visión de Navarra) y el nacionalismo vasco (Bildu en su versión radical y Geroa Bai en la moderada) al perder los socialistas navarros su papel moderador.

Seguir leyendo.

All copyrights for this article are reserved to elpais

Comparte!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *