Actualidad

Responsabilidad

El desplome de un espacio público infantil en Santander debería hacernos enrojecer de indignación. Es un espacio concebido desde su origen para eso. ¿Qué cálculos o justificaciones técnicas incluía el proyecto? ¿Quién lo supervisó? ¿Qué empresa lo construyó? ¿Quién certificó su correcta ejecución? ¿Quién es responsable del mantenimiento? Y verán cómo al final no se depuran responsabilidades.

Seguir leyendo.

All copyrights for this article are reserved to elpais

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *