Actualidad

Weyes Blood, cómo sobrevivir a través de canciones que hacen sangrar

En tiempos de estridencias, Natalie Mering es una amante de la media voz. Pertenece por edad (31 años) a los dichosos millennials, pero los gustos y actitudes la sitúan más bien en la generación de sus progenitores; para ser más precisos, en los tiempos en que papá y mamá aún no se habían conocido. Mering se comporta con discreción serena, nos dirige una mirada curiosa que no incurre en el escrutinio. Acostumbrados a que las cosas nunca sean lo que parecen en esta feria falsaria del siglo XXI, sorprende que Natalie se comporte con la misma elegancia que desarrolla en sus canciones. Las más recientes, agrupadas bajo el título Titanic rising, son tan poco contemporáneas que muchos han creído ver en ella a una soberbia continuadora de… ¡The Carpenters!

Seguir leyendo.

All copyrights for this article are reserved to elpais

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *